DIEGEP 4512/4506
Títulos Oficiales
Quiénes Somos

Figura Agustina Bermejo

La figura de Agustina Bermejo (1851-1871)

surgió en la época que la ciudad de Buenos Aires se vio azotada por la fiebre amarilla. Se destacó en forma extraordinaria como otras tantas mujeres que registra la historia y que dieron su vida auxiliando a enfermos y necesitados. Porteña de nacimiento, su figura se destacó entre la juventud privilegiada de la sociedad de la época. En aquellos trágicos momentos en que sólo se conocía el camino para la huida, sólo quedaron los valientes, como Agustina Bermejo, que hasta ese momento sólo sabía de halagos. Llevada por su gran vocación lo abandonó todo, actuó en los barrios más humildes y castigados por el terrible mal, allí donde era un sacrificio llegar, estaba ella con su florida sonrisa de los veinte años.
Para su temple no hubo sosiego, para su físico no hubo descanso, para su sacrificio no hubo lamentos, donde el trabajo la reclamaba ella respondía con generosidad, no la venció la fatiga, ni la aniquiló el dolor; pero finalmente, contagiada por el terrible mal, murió el 18 de abril de 1871 en los brazos de Guido Spano, quien enardeció de dolor, repitió un verso a manera de plegaria por esa alma blanca, que brindó su vida como se ofrece una flor.